Tener dos hijas bien zorras en casa es todo un problema y placer para este padre cabron. Ellas están limpiando la sala mientras su padre está viendo TV. Las hijas se juntaron y comenzaron a seducir al padre que al ver esos coñitos calientes puso una cara de estúpido y las jovencitas desnudaron donde el padre no podía creerlo. El padre comió esos coñitos tiernos y húmedos y las jovencitas probaron la pinga dura de su puto papá.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*