Madura rubia de grandes tetazas y de gran culo es toda una tentación. Pues ella está leyendo su revista tranquilamente en eso es interrumpida por su hijo, que se acerca por una pequeña molestia en el ojo, pero la intención del hijo es estar cerca para tocar esas enormes tetazas de su madre zorra. El chaval consiguió lo que deseaba las tetazas de su madre en donde ella le dio tremenda mamada de polla al chaval que le dejo la polla bien dura para después ahí mismo en el sofá la puso en perrito y metió toda su pinga dura para terminar sacando toda esa leche en las tetazas de su madre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*