Que podría ser mejor que una relación lésbica?, una relación lésbica entre madre e hija, son las mejores porque hay cierto grado de timidez y al mismo tiempo cierto grado de confianza como para hacer todas las porquerías posibles en la cama cuando se trata de una hija que ya está cansada de tantas pollas y lo que quiere es comerse un coño y una madre que ya ha pasado varios años al lado de sus marido y no quiere serle infiel fuera de su hogar pero muere porque al quien le coma una vez más el coño como cuando era una cerda joven. Este es el caso de esta madre golfa que aun digamos se mantiene muy bien físicamente bien y su delgada pero no menos cerda hija que han visto muy bien la ausencia del jefe de la familia, mientras el realiza sus viajes  de negocio piensa que al tener a madre e hija juntas no tendrá por qué preocuparse de ser un cornudo o de que a la hija la estén culeando. Él no tiene idea del romance incestuoso y de la pasión como estas zorras juegan con sus coños mientras se humedecen por los orgasmos tras orgasmos que se logran provocar. Si yo fuese el jefe de familia de este hogar conversaría muy seriamente con mi esposa y mi hija para que me dejen participar en sus sesiones lésbicas, eso es algo seguro.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*