Esta rubia cerdilla ya no aguantó más y terminó practicando incesto con su padre. Desde que ella era muy niña y se bañaba con su padre se sintió muy amada por él, a pesar de tener 15 años ella deseaba seguir siendo aquella niña consentida de su padre y deseaba bañarse aun con él, el padre ya le había explicado que eso no se podía ya que ella ya estaba a puertas de ser una linda mujer pero esta guarra no entendía. Siempre buscaba su padre y se metía a su recamara semidesnuda mientras la madre no estaba, el padre fue entendiendo poco a poco que su hija tenía un amor muchos más allá de padre e hija hacia él. Como se lo pueden imaginar el padre terminó sucumbiendo luego de algunos años ante los encantos de su joven y rubia hija la cual ya no tenía respeto por su padre sino que lo quería tratar como un hombre con el cual ella podía experimentar su primera vez. Así sucedió luego de innumerables intentos el padre terminó follándose a su hermosa hija haciéndole sentir el grosor de una polla madura y la hija aunque con mucho dolor también los disfrutó muchísimo. Así empezó una nueva historia incestuosa como las muchas que hay hoy en la actualidad de padres follando con sus hijas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*