Cuando me di cuenta de que mi mujer tenía deseos sexuales más elevados que los míos, me refiero, a que , por lo general lo hacíamos dos veces por semana o mas, teníamos 18 años de casados y un hijo de 21, nuestro matrimonio marchaba bien salvo en la cama. Les muestro este video en rencor a mi mujer, por ser una gran puta de no engañarme solamente sino de hacerlo con mi hijo, nuestro hijo. El muy pendejo no aguanto las ganas y solo le basto mostrarle la polla para que todo empiece. En el video se ve como ella está hecha toda una puta mostrando las tetas y a mi hijo se le pone dura la polla, ella se sorprende de verle el tamaño y se moja y no cede, por el contrario se deja someter al deseo de mi hijo quien termino por follarsela muy bien. Ahora me encuentro separado de ella y por lo que se la perra esa sigue teniendo relaciones con mi único hijo.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*