Desde aquella primera vez que descubrí a mis hermanas con mi prima teniendo intimidad todo cambio, pues a pesar de que ellas eran solo un poco mayor que yo ellas sabían muy bien qué hacer y como estimular su coños. Así pasaron un par de años y yo ya me sentía mas seguro de mi sexualidad y de poder integrar sus hazañas sexuales, ellas por consiguiente siempre se reunían en la casa que nosotros tenemos de campo mientras en un lugar apartado ellas empezaban con los mismos hasta que yo me aparecí y no pudo ser mejor, mi hermana mirando a mis dos primas tomo mi polla y se la llevo a la boca, no lo pude aguantar y toma a mi prima y se la metí y así como mi otra prima la cual estaba deseosa de mi porque yo le gustaba. Aquella mañana llena de sol sobre nuestros cuerpos descubiertos fue un placer que jamás olvidaremos, nuestra primera experiencia incestuosa.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*