Cuando una mujer en su juventud ha tenido una vida desenfrenada llena de sexos y placeres mundanos en realidad eso nunca termina ni con el matrimonio ni teniendo hijos. Soy una madre soltera desde hace muchos años y mi único hijo con el que vivo sabe perfectamente mi pasado que aún me persigue pero en vez de recriminar mis conductas desde hace mucho tiempo me ha sabido entender mucho y esencialmente cuando se trata de calmar mis ansias de follar con un hombre. Llevamos muchos años practicando el incesto, no nos molesta tener aparte otras parejas porque al final en casa aparte de ser su madre soy su mujer y el mi hombre. Disfruto como no lo hago con ningún otro hombre el hecho de tener sexo con mi hijo, la forma como siempre empieza todo con ese morbo de saber que soy su madre y como lame mis tetillas y mi coño. Sera mi hijo pero lo amo, y por eso lo hace feliz como mi hombre.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*