Luego que mi tía me sedujo y tuvimos los primeros besos y manoseos quedamos en que manejaríamos a escondidas esta relación , ella una mujer madura de más de 40 años y yo un joven con poca experiencia pero con muchas ganas de complacerla eran los requisitos esenciales para empezar a hacer de nuestros momentos los más intensos de toda  nuestras vidas sexuales. Ella a pesar de sus experiencia era una mujer que no había tenido la dicha de tener una amante que antes de follarla le haga bailes y cosas así por el estilo que las mujeres mayores desean mucho y yo no tenía problemas con eso. Deseaba complacerla en todas sus fantasías y así lo hice. Luego de hacerle un baile y comerle ese coño peludo provisto de mi buen preservativo le di la follada de su vida, gritaba y gemía como una cerdilla joven, insaciable en todas sus expresiones pero al final ella se mantiene conmigo porque sabe que entre su experiencia y mi habilidad sexual es la mejor relación que ha podido tener con un chaval de menor edad que ella.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*