Desde que tuve la mayoría de edad mi papá fue el primer hombre con que estuve, casi tuvimos la mala oportunidad de que mi madre nos descubrieran cuando yo le hacia un oral en el cuarto donde él entraba  escondidas. Simplemente el me atraía y mucho, y hablo en tiempo pasado porque ahora han pasado algunos años y yo ya he conocido a otros hombres en intimidad pero no logro evitar el deseo de sentir la polla gorda de mi padre. Lo que más adoro es montarme sobre el sobre la cama y moverme como una zorra mientras él me dice groserías y luego me pone en perro para hacerme suya hasta lanzarme la lefa sobre mis pequeños pechos mientras una vez más me dice que todo lo hecho está muy mal.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*