Estaba hecho un enfermo al desear sexualmente a mi sobrina, ella abusaba de su hermosa figura para usar en la casa toda clase de ropa ajustada, el tío llegaba siempre con la intensión de solo verla e ir directo al baño y masturbarse mientras recordaba su hermoso cuerpo. Pero la sobrina se ha compadecido del tío cabrón y a decidió ahora que su madre no está aprovechar en darle aquello que él siempre estaba esperando que sucediera, se le va a entregar como nunca pensó que sucedería solo en sus fantasías. Se deja tocar las tetas y el hermoso culo que tiene para luego dejarse comer el coño con la paciencia que el tío desea. La agarra ahí mismo en el mueble de la casa esperando que la madre de la putita no llegue para que no le arruine la fiesta y todo salió como esperaba, le pudo meter toda la larga polla y hacer gritar a su sobrina como se imaginó en sus fantasías. Pero este tío pendejo quería ir mucho más allá y decidió que si se iba a cobrar todas las ganas que sentía tendría que meterle la polla también por el culo para al final dejar caer toda su leche por encima de sus nalgas.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*