Padre e hija viven solos en casa. El padre tiene la fantasía de cogerse a su hija, pues una tarde cuando la hija salió con una toalla después de bañarse se le cae la toalla delante de su padre quedándose desnuda ante la mirada atente de su  papá. El padre quedo con la pinga parada y el deseo de tener ese coño para él. La hija sabia de esas intenciones y cuando está conversando en la sala el padre le chupas las pequeñas tetas de su hija y lo mejor es que la hija le pide sexo anal y para el dolor el padre le unta mantequilla para que resbale toda su polla hasta el fondo del culo de su hija.

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*